El sabio humillado:
El lay de Aristóteles

Lay aristoteles

Femme chevauche Aristote.

Il n`est rien que femme n`assote.

 

 

La humillación del gran filósofo de la Antigüedad, Aristóteles, por una mujer, llegó a tomarse como ejemplo del triunfo de la lujuria y de los pecados de los hombres. Este cuento viajó a occidente por transmisión de los árabes, llegando a popularizarse en el medievo tardío, ya que no se tiene constancia de este hasta las novelas medievales de Alejandro Magno.

 

Fue en la Francia del siglo XII cuando el cardenal Jacques de Vitry se sirvió de este cuento para uno de sus exempla, con este intentaba reprender a los hombres sobre la astucia de las mujeres y sus incitaciones a la concupiscencia. Un siglo más tarde este relato fue versificado por el trovador Henri d`Andely y al tiempo se tradujo al alemán, siendo en esta traducción cuando la cortesana que protagoniza la historia fue bautizada como Phyllis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este relato tomaba comienzo a partir de una lección que Aristóteles estaba intentando inculcar a su joven discípulo, el príncipe de Macedona, Alejandro. El maestro al darse cuenta de que su alumno andaba distraído por los encantos de una cortesana decide castigarle y prohibirle que vuelva a verla. No obstante, la astuta cortesana decide vengarse del maestro,  y para ello se propone encender el fuego del anciano paseándose con vestidos transparentes y utilizando provocadoras e insinuantes palabras. Aristóteles enfermo de lujuria le propone a la muchacha tener relaciones carnales con él, ella acepta con la condición de que primero pueda montarse sobre el viejo lujurioso a cuatro patas. Este acede ciego por su lívido y deja que la joven lo monte a horcajadas, lo que el maestro desconoce es que su discípulo Alejandro se encuentra en lo alto de una terraza burlándose de la escena en la que su maestro, «el hombre más sabio del mundo» aparece dominado y humillado por una cortesana.

 

Como vemos esta fue una fábula con la que se intentaba prevenir sobre lo pecaminosas y tentadoras que eran las mujeres, siendo estas capaces de someter al varón a su placer, incluso a «el hombre más sabio del mundo». Pero a pesar de esta intención doctrinaria y moral que los predicadores querían darle a esta narración, también puede verse un mensaje positivo hacía la mujer, ya que aquí ella es la que somete y no el sujeto sometido. Quien de verdad sale mal parado en esta narración es Aristóteles, queriendo menospreciar con ello el saber profano de la Antigüedad, de ahí que en algunas ocasiones el sabio que aparezca en la historia sea Virgilio y no Aristóteles, pero en este caso Virgilio se encuentra colgado de una cesta, burlado también por una mujer de la que se había enamorado.

Bibliografía:

 

-BORGELD, A.: Aristoteles en Phyllis, Groninga, 1920.

 

-CAÑAS, J.: Libro de Alexandre. Edición de Jesús Caás, Cátedra, Letras Hispánicas, 2013.

 

-HÈRON, M.: La légende d´Alexandre et d´Aristote, Ruán, 1892.

 

-RÉAU, L.: Iconografía del arte cristiano. Ediciones del Serbal, 2000.

LAY ARISTOTELES-EDAD MEDIA

Adriana Gallardo Luque

Publicado originalmente por

¡Esto es un lío medieval!

LM.png